EL ANTES Y DESPUÉS DE UNA MESA DE CENTRO

 
Hacía tiempo que quería cambiar el aspecto de mi salón para conseguir una estancia más luminosa y amplia. Tenía muy claro qué estilo quería conseguir con este cambio. 

La decoración actual de mi salón es más bien de estilo rústico, donde predominan muebles de madera recuperados hace tiempo. Conseguir un equilibro en un espacio donde existen piezas muy diferentes era un poco complicado. Por este motivo el hilo conductor del cambio ha sido unificar con una gama de colores más neutros que aportan luminosidad y amplitud a la estancia. 
Poco a poco os iré mostrando todo el proceso de renovación y cómo se ha conseguido actualizar, paredes, mobiliario y objetos con pintura. Comenzamos mostrando en este artículo el paso a paso del antes y después de la mesa de centro.
Antes y después mesa de centro

 

La mesa de centro es la típica mesa de madera de pino con un barniz industrial en tono miel.  El sobre de madera tenía múltiples arañazos y diferentes hendiduras debido al uso continuado durante años. Los lápices de colores y los juguetes de mis hijos han sido los principales protagonistas de esta mesa. 
Decapar 
 
Queremos mantener el sobre de madera natural por lo que decapamos todo el barniz con un decapante universal en gel. Es un decapante de acción rápida que penetra en profundidad, pero no daña la madera. 
 
Dejamos actuar entre 5 y 30 minutos el gel decapante y con una espátula comenzamos a retirar la capa de barniz en el sentido de la veta. Procuramos no incidir demasiado con la espátula para no dañar la madera.


Una vez retirado todo el barniz aclaramos con agua y jabón para retirar cualquier resto de decapante. Si fuese necesario podemos volver a repetir de nuevo hasta eliminar cualquier resto que pudiese quedar. 
Lijar
Una vez tenemos limpio todo el sobre el siguiente paso y muy importante es el lijado de la madera. Comenzamos siempre con lijas de grano grueso y en el sentido de la veta de la madera.


A medida que eliminamos arañazos o asperezas de la madera continuamos lijando con lijas de menor grano para terminar puliendo con la más fina. De este modo conseguimos una superficie totalmente lisa y suave sin ningún tipo de marcas y lista para teñir o barnizar. 
Imprimar
El resto de la mesa vamos a pintarla con pintura Milk Paint. Esta pintura hay que aplicarla sobre madera natural. Por este motivo si queremos utilizar esta pintura tenemos dos opciones: 


  • Decapar toda la mesa y eliminar barnices para dejar la madera natural.
  • Utilizar una imprimación previa.

 

 

 


 


En este caso hemos elegido la opción número dos por varios motivos:

  • Es una mesa corriente sin demasiado valor por lo que no merece la pena el trabajo de decapar.
  • Tiene un uso muy alto y al aplicar la imprimación nos aseguramos una perfecta adhesión de la pintura reduciendo el riesgo de desconchamiento. 

 

 

 

 


Una vez aplicada la imprimación la dejamos secar al menos durante dos horas. Transcurrido este tiempo pasamos una lija suavemente. Esta imprimación cubre toda la superficie hasta volverla opaca lo que nos garantiza que el color final aplicado no se modificará. 
 
Pintar
Delimitamos las zonas que no queremos pintar con papel de cinta. De este modo nos resultará mucho más fácil pintar y evitar manchar la zona que irá en madera. 


Como os comentaba antes, la pintura elegida en Milk Paint color arena. Aplicamos una primera mano y dejamos secar durante cuatro horas. Una vez seca pasamos una lija fina y aplicamos una segunda capa de pintura. 

 

Se ha pintado las patas y laterales manteniendo el estante en madera al igual que el sobre. De este modo, conseguimos aligerar visualmente la mesa y le aporta un toque mucho más actual y decorativo. 



La pintura Milk Paint necesita un acabado de protección ya sea cera o barniz. Particularmente me gusta muchísimo más el acabado a la cera que suelo utilizar en otros muebles, pero cuando se trata de mobiliario que tiene mucho uso es preferible utilizar un barniz. 


Esta mesa es bastante utilizada por este motivo se utilizó un protector de superficies pintadas para protegerla más. 


Barnizar
En el sobre de la mesa se ha aplicado un barniz acrílico incoloro mate para apreciar el tono claro de la madera y asegurarnos una protección contra golpes, ralladuras o derrames de líquidos.


Se han dado dos manos de barniz dejando secar tres horas entre capa y capa y además lijadas con lana de acero. Por último, hemos aplicado una mano de cera para conseguir una suavidad extra. 


En la bandeja inferior también se ha aplicado varias capas de barniz para protegerlo y dejar la madera a la vista. 

Y una vez terminada solamente nos queda disfrutarla de nuevo durante mucho tiempo. Volver a ser testigo de esos momentos tan especiales en nuestra zona de estar tan llena de vida. 

 

 

 

 

 
 
¿Qué te ha parecido el antes y después de la mesa de centro? De un modo muy sencillo hemos conseguido aligerar este mueble dándole un aire mucho más ligero y natural. Ahora se integra perfectamente en la zona de estar consiguiendo un espacio sosegado y relajante. 
Muchas gracias por tu visita 
  Sígueme en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram  YouTube

2 comentarios en “EL ANTES Y DESPUÉS DE UNA MESA DE CENTRO”

  1. ¡Qué cambio tan bonito has realizado en la mesa, no ha encantado esa combinación de madera y color! Realmente luce renovada y lista para seguir en uso muchísimos años más. El paso a paso ha sido muy instructivo, un gran tuturial.

    Esperamos que esteis todos bien, un beso grande de las dos

    J&Y

  2. Muchas gracias chicas, me alegro que os guste. Es uno de los muebles que he cambiado de mi salón. Poco a poco iré mostrando todos los cambios pues han sido varios. Espero que toda vuestra familia estén bien. Un abrazo enorme y cuidaros mucho. Bss

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio