Cómo convertir un palanganero de forja en un mueble auxiliar para el baño

 

 

 

Los que me conocen, saben que me encanta la restauración y cuando veo algún mueble o «trasto» siempre pienso que se le puede conceder una segunda oportunidad por muy estropeado o inservible que esté.

 

Pues bien, siempre tengo por mi garaje «trastos» de esos, como lo llaman mi familia. Buscando entre ellos, decidí recuperar un palanganero de forja para reutilizarlo como mueble para el baño.
Tenía dos modelos; uno redondo y otro rectangular y los dos estaban más o menos por el estilo.

 

 

 

 

Al final me decidí por el cuadrado y comencé la fase de renovación. La verdad es que estaban bastante oxidados y en concreto el cuadrado tenía una pata totalmente deshecha por el óxido.

 

El primer paso fue lijado con cepillo de acero para quitar lo más posible el óxido. A continuación, dar una capa de pintura anti óxido para proteger.  Tuve que cortar un trozo de una de las patas porque estaba totalmente deshecha. Esto hizo que al igualar las demás, disminuyese la altura del mueble, pero quedase lo suficientemente alto.
 
Por último, le apliqué una mano de pintura de forja para que resaltase más el efecto hierro y encajase con el estilo rústico de mi baño.  En la parte inferior le coloqué una cesta con utensilios de baño y en la parte superior, un cesto de mimbre forrado con tela para guardar las toallas. Y como toque final, en el asa lateral una toalla colgada. 
 

 

 

 

Espero que el cambio os haya gustado. Ahora tengo un mueble auxiliar muy práctico y decorativo en mi baño.

 

 

Muchas gracias por tu visita

Sígueme también en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio