Porta botellas reciclando un revistero y botellas de vidrio

 

 
Los porta botellas eran utilizados antiguamente para el transporte de botellas de refresco de vidrio y leche. Su principal finalidad era la de preservar botellas especiales en el transporte y evitar posibles daños. 
 
Se remontan a principio del siglo 20 y a veces llevaban los logotipos de los fabricantes de vino, refrescos o lecherías locales.  Normalmente estaban realizados en madera y poco a poco fueron cambiando hacia otros materiales. 

Hoy en día, existen en el mercado porta botellas más pequeños y con gran variedad de diseños y materiales.  Su menor tamaño lo convierten en un elemento mucho más práctico y especialmente más decorativo. 
 
Como nos gusta decorar, pero a la vez ser prácticos, hoy vamos a realizar un porta botellas reciclando un revistero y botellas de vidrio para utilizar tanto en nuestra cocina como en nuestra terraza o jardín. 
 
 

 

MATERIALES

  • Revistero 
  • Botellas vidrio con tapa 
  • Servilletas 
  • Pintura  Eggshell La Pajarita color Blue Kiss 
  • DekorLasur Cedria color Gris azulado 
  • Barniz 
  • Cinta adhesiva para círculos  Miarco
  • Cola blanca 
  • Brocha o pincel  

El revistero 

Una amiga me regaló dos revisteros de diferentes tamaños e inmediatamente supe que tendrían un uso completamente diferente al suyo. 
 
Como podéis apreciar en la foto era el típico revistero de madera y caña en color oscuro. Siento no poder mostrar el antes, pero olvidé fotografiarlo.  Para este proyecto hemos utilizado el de menor tamaño. 

 

Anteriormente ya había utilizado el de mayor tamaño como macetero para mi terraza. Lo había pintado con lasur color gris azulado como los sillones de mimbre y una pequeña consola que puedes ver aquí

Es un color que me gusta mucho por lo que decidí pintarlo también de ese color, pues como veréis más abajo tendrá bastante relación con el resto de mobiliario. 



Para darle un toque un poco más decorativo le he añadido un poquito de decoupage.  Elegí unas servilletas con unos motivos en un azul muy parecido. 
 
Como no quería que resaltase demasiado, apliqué las servilletas sobre el fondo oscuro. Mi intención era que los motivos pareciesen que formaban parte del mismo revistero y no fuesen demasiado llamativos. 

2.- Las botellas 

El tamaño y modo de cierre de estas botellas de vidrio eran perfectos para nuestra idea de reciclaje.  Encajaban perfectamente en nuestro revistero y eran muy fáciles de decorar por su diseño. 
 
El primer paso es eliminar las etiquetas y limpiar muy bien el cristal para que no quede ningún resto de papel, adhesivo o suciedad.  A continuación, con los motivos elegidos de la servilleta decoramos una zona de la botella. Lo lógico sería pintar de blanco la zona donde irá colocada la servilleta para que los motivos se vean con claridad, pero no lo hice. 
 
Al igual que hicimos con el revistero, en la botella dejé el cristal sin pintar.  Mi intención era crear una especie de cristal esmerilado que dejara ver el contenido de la botella a través de los motivos de la servilleta. 

 

Una vez terminado el decoupage con cinta adhesiva para círculos delimitamos una zona que pintaremos con color azul muy semejante al aplicado en el revistero. También hemos pintado las tapas metálicas del mismo tono. 

 

3.- El conjunto 

El resultado es un práctico y decorativo porta botellas donde siempre podemos tener a mano, vasos, zumos, leche o cubiertos listos para utilizar en cualquier momento.  Debido a su tamaño resulta ideal para tenerlo a mano en la encimera de la cocina, un mueble auxiliar o tu rincón de café.



Si dispones de una terraza o jardín donde disfrutar del sol y relajarte, o te gustan las reuniones con familiares y amigos al aire libre, entonces tu porta botellas  cobrará  gran protagonismo. 

 
Verás lo cómodo que es llevar el zumo y la leche para un desayuno o merienda al jardín. Transportar las cervezas para los amigos durante un gran partido, o las copas y una botella de vino en una cena romántica a la luz de la luna. 

 

 

Qué te parece nuestra idea de porta botellas reciclando un revistero y botellas de vidrio.  ¿Verdad que resulta muy práctico y decorativo? 
 
A veces los objetos más cotidianos pueden convertirse en algo mucho más novedoso y útil simplemente con un pequeño cambio de imagen y de utilidad. Si además, con el reciclaje ayudamos a nuestra economía y la sostenibilidad del planeta, la satisfacción es mucho mayor. 

 

 

Muchas gracias por tu visita 

 

 

 

  Sígueme en:    Pinterest  Facebook   Twitter   Instagram  YouTube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio