El juego de la rana

 

Según una leyenda Inca los nobles de la ciudad arrojaban oro a los lagos. Si un sapo se tragaba el oro, éste concedería un deseo al que lo había tirado, ya que los sapos se consideraban mágicos. Esta acción llevó a crear lo que hoy en día conocemos como el juego de la rana. 

 

La rana es un juego tradicional que necesita grandes dosis de precisión y puntería a la hora de lanzar unas fichas metálicas y conseguir introducirlas en la boca de la rana. 

Este juego consta de una serie de agujeros con obstáculos para introducir las fichas. Cada agujero tiene asignada una puntuación dependiendo del grado de dificultad.  Podemos encontrarlo en diferentes materiales, metálicos o de madera y con patas o de sobremesa.  

Nuestro juego de la rana es de patas y metálico. Como podéis observar, debido al lanzamiento de las fichas está bastante golpeado y con zonas oxidadas. Ha estado bastante tiempo a la intemperie por lo que está bastante deteriorado y necesita una mejora. 
 
 

 

Materiales 

 

 

Paso a paso 
 
Esta rana estaba pintada en un verde primavera bastante llamativo. Ha estado durante bastante tiempo a la intemperie por lo que en algunas zonas el metal estaba oxidado. Como las fichas son metálicas también, al lanzarlas, producen bastantes desperfectos en el metal, eliminan la pintura dejando al descubierto el metal. 
 
 

 

Esta rana es de hierro con patas y un cajón con departamentos donde caen las fichas que se lanzan al caer por los huecos.

 

El primer paso será limpiar todo el juego de suciedad y polvo. A continuación, lijaremos todo el óxido con la ayuda de un cepillo metálico o lana de acero. De este modo eliminaremos restos de pintura descascarillada y óxido para dejar toda la superficie lo más lisa y limpia posible.  Pasaremos un trapo o cepillo para eliminar y limpiar el polvo resultante del lijado 

 

 

Ya podemos comenzar a pintar nuestra rana y para ello hemos elegido la pintura EasyColor en color verde vasco. Es un esmalte de exterior, sintético, satinado y multisuperficie. 

Es perfecto para utilizarlo en ventanas, rejas o mobiliario y se puede utilizar directamente sin imprimación sobre maderas pintadas, metales, óxido, PVC y aluminio. Es un esmalte muy resistente a los golpes e intemperie, con una larga duración en perfecto estado, características imprescindibles para nuestro juego. 

 

 

Para una correcta aplicación es imprescindible mezclar muy bien el esmalte con un mezclador largo de pinturas, insistiendo en el fondo para conseguir una correcta mezcla homogénea.

Pintamos por toda la superficie sin aplicar una capa demasiado gruesa y dejamos secar durante 24 horas. Podemos pasar una lija de grano fino y limpiar el polvo para conseguir un mejora acabado al aplicar la siguiente mano. 

 

Una vez transcurrido el tiempo de secado podemos aplicar una segunda capa. De este modo quedará toda la superficie totalmente cubierta. 

 

En el interior de la rana se han seguido los mismos pasos que para la parte exterior. Lijado del óxido, limpieza de restos de polvo y óxido y aplicar dos manos de pintura respetando el tiempo de secado entre capa y capa. 
 

 

Para dar color utilizamos la pintura EasyDeco color verde disco. La aplicamos dando golpecitos con el pincel o brocha para conseguir un efecto combinando los dos tonos de verde para darle textura. 
 
Esta pintura a pesar de ser multi superficie no es antioxidante, motivo por el cual se aplica sobre la anterior que actúa como protector. En este caso, se utiliza  únicamente como efecto decorativo. 
 
Esta pintura es acrílica, pero se puede utilizar sobre la anterior que es sintética.  Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que no se puede aplicar una pintura sintética sobre una acrílica. Pues su base disolvente levantará y agrietará la capa del esmalte al agua. 
 

 

 

Con la misma pintura pintamos los bordes de los huecos y zonas de los diferentes obstáculos para que resalten.

 

 

Por último, pintaremos las fichas con el mismo verde vasco para proteger el metal, pues con el uso la pintura ha desaparecido por completo. 

 

 

Para un resultado óptimo de la pintura es aconsejable esperar durante 15 días de secado sin utilizar el juego. Este periodo de tiempo es el necesario para la curación de la pintura y lograr una alta resistencia a los golpes. 
 
Transcurrido el tiempo recomendando para que nuestra pintura esté perfectamente curada ha llegado la hora de poder disfrutar de este juego bien en el interior como en el exterior. 

 

 

Ahora nuestro tradicional juego de la rana está en perfecto estado y nos aportará momentos de diversión a mayores y pequeños. 

 

¿Qué os ha parecido este cambio? Nuestra fea rana se ha convertido en un apuesto príncipe que con su presencia será el centro de todas las miradas.

 

Muchas gracias por tu visita 
 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio